Los porteños vivieron ayer otra jornada agobiante