Los shoppings tenían su gran noche

Extendieron su atención hasta las 4 y atraían esta madrugada a miles de clientes con grandes rebajas y promociones
(0)
24 de diciembre de 2009  

Por el ritmo laboral que siempre quita tiempo y deja para el último momento las compras navideñas o por las atractivas ofertas expuestas por las tiendas, los shoppings tenían ayer su gran noche especial, donde se proponían importantes rebajas en un horario extendido hasta las 4 de la madrugada.

Como ocurrió en otros años, la mayoría de los shoppings porteños y del conurbano se encontraban anoche repletos de clientes. Incluso desde antes de la campana de comienzo de las ofertas, a las 23, en Alto Palermo, por ejemplo, ya se advertía un frenético movimiento de compradores.

"Hasta ahora se está vendiendo un poco más que el año pasado. Las ventas de madrugada siempre son importantes porque ya se hizo costumbre y viene gente de todas las edades", comentó a LA NACION un vendedor en el local de ropa masculina Bensimon pasadas las 20, cuando el flujo de ventas disminuía con relación a la tarde dado que los compradores esperaban el momento mágico de las 23 para comenzar a comprar más barato.

"Con las promociones, la gente viene a cualquier hora, hasta último momento hay ventas", explicó más tarde una de las chicas que atendían clientes en el local de ropa deportiva JFS, cuando los pasillos de los shoppings ya mostraban el furor por las compras.

Video

Dos horas antes de la apertura del período de ofertas era más la gente que curioseaba y preguntaba precios que las personas que portaban bolsas con productos ya adquiridos. Los potenciales compradores aprovechaban ese momento para elegir los regalos que comprarían cuando el local elegido tuviera su momento de promoción. Así lo explicó Sabrina, una de las miles de jóvenes que miraban vidrieras antes de comprar: "Yo compro después de las 23, hay muchas corridas y hay que abrirse paso a manotazos, pero las ofertas lo valen".

A la hora señalada

Hasta el llamado de las ofertas, los negocios con mayor movimiento comercial eran aquellos que ya contaban con promociones propias, como rebajas especiales por Navidad o descuentos por el pago con determinadas tarjetas de crédito.

En todos los shoppings la noche de promociones tenía similares características, con anuncios sobre qué local en determinado momento contaba con una oferta especial durante cinco minutos, tiempo en el cual se entregaban números a los clientes para que éstos pudieran luego tomarse su tiempo para elegir y comprar con descuento.

Esas propuestas les dieron ventaja a los shoppings porteños con relación a otras zonas comerciales. Al menos ayer se volvía más dificultoso comprar regalos en algún shopping que en los negocios de Palermo Soho, comprobó LA NACION. Así lo vivió María, una docente que acompañaba a su amiga Alejandra a la noche de shopping. "Los regalos los compré con tiempo, pero dejé algunos para último momento en el Soho y hace un rato en los locales de allá [por Palermo] estaba sola comprando. Acá vine a acompañar, pero capaz que me compre algo para mí", dijo.

Es que los centros comerciales ofrecían grandes descuentos para quienes acudieran a hacer sus compras a último momento y el resultado era una avalancha de público.

Más allá de la propuesta de compras de última hora que realizaron los centros comerciales con la extensión de su horario, la alta concurrencia se dio en verdad durante toda la jornada de ayer, en especial durante la tarde, cuando abonar una compra podía demandar hasta 20 minutos de fila. Una de las librerías más importantes debió sumar cajas para cobrar y montó un sistema para que el empaquetado de los libros se realizara fuera del local para no demorar el momento de pago.

Fuertes descuentos

Los shoppings del grupo IRSA (Alto Palermo, Abasto, Alto Avellaneda y Paseo Alcorta), los de Cencosud (Unicenter, Las Palmas del Pilar, Plaza Oeste Shopping y Portal Lomas), el Patio Bullrich, El Solar y las Galerías Pacífico ofrecían descuentos de 30, 40 y hasta el 50% en locales adheridos.

En Alto Palermo, Abasto y Alto Avellaneda, los clientes obtenían 10% de descuento adicional pagando con tarjeta shopping. Mientras que en las Galerías Pacífico se ofrecían órdenes de compras -Pacíficos- con las cuales se obtenían beneficios con las compras superiores a $ 200.

En tren de atraer más clientes, en el Patio Bullrich las compras de más de $ 300 se premiaban con galletas de pistacho y una botella de champagne. También en Alto Palermo todos los clientes que presentaban facturas de entre $ 150 y $ 399 se llevaban de regalo una botella de espumante. Si la compra superaba los $ 400, el premio eran dos botellas. Mientras que en El Solar con los regalos por un valor superior a $ 270 se obsequiaba una botella.

Los descuentos con tarjetas de crédito también formaron parte del paquete de promociones. En el Portal Lomas, Las Palmas del Pilar y Plaza Oeste Shopping hubo 30% de descuento con las tarjetas del Banco Francés. En DOT, como durante todo el mes, había 30% de descuento para las compras con tarjetas del Banco Galicia, al igual que en El Solar.

En el Paseo Alcorta (IRSA) se anunciaban rebajas de hasta 30% en más de 60 locales y con cualquier medio de pago, aunque sólo entre las 19 y las 22.

Con todos estos beneficios, los shoppings fueron nuevamente el centro del furor por las compras navideñas, un auge del consumo que sólo acabaría durante la madrugada.

El Gordo de Navidad fue para el 50.211

El llamado Gordo de Navidad de la Lotería Nacional, con 7.000.000 de pesos, fue para el 50.211. El número ganador se vendió en la Capital, en una agencia situada en Corrientes 1197, según informaron voceros de ese organismo. El total de premios por repartirse fue de 11.000.000 de pesos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.