Los toman de rehenes al salir de una disco

Querían robar una casa, pero cayeron
(0)
26 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Tres muchachos que se trasladaban en un automóvil por la zona de Castelar ayer fueron interceptados y tomados como rehenes por cinco jóvenes cuando salían de una discoteca de la zona.

Los captores los condujeron hasta la vivienda de una de las víctimas, con la intención de robar, y se enfrentaron con la policía, que logró detener a tres de los delincuentes.

En la madrugada de ayer, Héctor Roconomi, Alberto Oriberger y Miguel Toledo transitaban por Castelar en un automóvil Honda Civic cuando un Fiat 147 blanco, con cinco ocupantes, se interpuso en el camino.

Disparos, heridos y fuga

Antes de que los tres hombres pudiesen preguntar qué ocurría, los jóvenes descendieron del Fiat y, armados, los amenazaron.

Luego, tres de ellos ingresaron en el Honda Civic y los obligaron a conducir hasta la vivienda de Roconomi, situada en Ramos Mejía. Atrás, se desplazaba el otro automóvil.

Según la conversación que mantenían los delincuentes, la intención era desvalijar la casa, que a juzgar por el auto importado en que se movilizaban los jóvenes prometía para los delincuentes un buen botín. Al menos eso pensaban ellos, sin saber que iban a terminar detenidos.

Al llegar a la casa de Roconomi, en la calle Chacabuco, los delincuentes entraron junto con los rehenes, que fueron obligados a permanecer en un lugar de la casa, bajo la mirada vigilante de dos captores; mientras, los demás buscaban objetos de valor y dinero.

Algunos de los vecinos de la calle Chacabuco que vieron la llegada de los hombres y los jóvenes advirtieron que algo no estaba bien y se comunicaron con la policía.

Minutos después, patrulleros y policías de la comisaría de Ramos Mejía rodearon la vivienda e intentaron convencer a los delincuentes para que depusieran su actitud.

Sin embargo, dos de los ladrones tomaron a Oriberger y Toledo y los utilizaron como escudos humanos para poder salir de la casa. Subieron al Honda Civic y huyeron a alta velocidad.

Después de la huida, la policía apostada en el lugar decidió ingresar en la vivienda para poner punto final a la difícil situación, pues los delincuentes permanecían allí.

Escondido en el placard

Cuando los efectivos irrumpieron en la casa se desencadenó un tiroteo que finalizó cuando uno de los asaltantes fue herido. Los criminales habían decidido refugiarse en un placard de la casa, pensando ingenuamente que la policía no los iba a encontrar. Uno de ellos incluso estaba allí refugiado cuando la policía ya había logrado herir y detener a su cómplice.

Junto con los otros dos ladrones, fueron detenidos y Roconomi fue rescatado sano y salvo.

En tanto, Oriberger y Toledo fueron abandonados horas más tarde en la zona de El Palomar. Según informó la policía, su estado de salud era bueno.

Posteriormente, los detenidos fueron identificados como Roberto Herrera, de 19 años; Raúl Rodríguez, de la misma edad, y Sebastián Uliambre, de 18.

En el momento de la detención los delincuentes tenían dos pistolas de calibre nueve milímetros.

Fuentes policiales revelaron que las jóvenes víctimas habían sido secuestradas cuando salían de bailar de una discoteca de la zona de Castelar, desde donde fueron seguidos por los malvivientes.

El hecho es investigado por la Fiscalía N° 2 del Departamento Judicial de La Matanza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.