Los vecinos aseguran que la tragedia pudo haberse evitado

Desde hace dos años reclamaban mayor presencia policial
(0)
14 de mayo de 2003  

El joven Pablo Mazulla, de 25 años y padre de un niño de 3, quizá no hubiese muerto si las autoridades provinciales hubieran respondido al pedido de una mayor presencia policial elevado por las fuerzas vivas de José León Suarez hace ya dos años.

Tal afirmación fue realizada ayer por la mayoría de los vecinos que asistieron al velatorio del joven asesinado en la noche del domingo último, cuando intentaba escapar de cuatro delincuentes que asaltaban el club al que él concurría para participar de un campeonato de bochas.

Ayer, además, trascendió que un tío de Pablo denunció que intentaron asaltarlo dos veces durante el velatorio de su sobrino y un amigo de la víctima advirtió que le tajearon las cubiertas de su automóvil y que desconocidos "apretaron" a los allegados del joven asesinado a balazos con la intención de que no hablen sobre lo ocurrido. Fuentes judiciales señalaron que, hasta anoche, la familia y amigos de Pablo no habían radicado ninguna denuncia por amenazas.

Fuentes vinculadas con la investigación creen que Mazulla llegó al club en el mismo momento en que cuatro delincuentes asaltaban a los cuarenta parroquianos que se encontraban en el lugar.

Según se supo, sólo tres de ellos estaban encapuchados. El cuarto-con la cara descubierta- se había quedado en la vereda actuando como "campana" y a ése habría reconocido el joven muerto.

"Seguramente Pablo se asustó y salió corriendo", dijo Maximiliano, hermano mayor de la víctima. Los delincuentes lo siguieron y, según probaron los resultados de la autopsia, lo mataron de dos disparos, uno en la cabeza y otro en el abdomen.

Los ladrones huyeron con los 400 pesos que se habían recaudado en el campeonato de bochas y en el buffet, más el dinero y los objetos personales de quienes en ese momento estaban en el club.

Durante el velatorio del joven, realizado en la zona céntrica de San Martín durante la noche del lunes, uno de sus tíos denunció que sufrió dos intentos de robo de su automóvil.

Una nueva comisaría

"No es extraño. Nosotros tenemos unas seis de estas visitas por año y a muchos de los que vienen a los velatorios les roban o dañan los automóviles", contó Humberto Caruso, gerente de la Cochería Paraná, situada a pocas cuadras de la ruta 8.

La idea de abrir una nueva comisaría en el cruce de las avenidas Márquez y Nueve de Julio, a pocas cuadras de donde fue asesinado Mazulla, data de hace dos décadas, pero aún no ha encontrado eco en las autoridades Hace dos años el Concejo Deliberante de San Martín elevó un pedido en ese sentido al gobierno de la provincia de Buenos Aires. En octubre del año último, para refirmar la resolución del cuerpo legislativo local, se sumaron unas 6000 firmas de los vecinos recogidas por un grupo de entidades intermedias entre las que figuran la Cámara de Comercio, la Sociedad de Fomento y el Centro de Jubilados.

Como respuesta, el Ministerio de Seguridad sugirió la apertura de un subcomando con unos ocho o nueve patrulleros.

"Pero desde diciembre está todo frenado", dijo Héctor La Fuente, presidente del Club Defensores de José León Suárez, donde fue asesinado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.