Los vecinos, preocupados por el costo