Los viajes de los Trump les cuesta a los contribuyentes US$ 3 millones por fin de semana