Los vientos del Sur favorecen a Ibarra

(0)
21 de mayo de 2003  

"Kirchner no juega para mí. Todavía no le dio una embajada a Macri."

Con gracia e ironía, Aníbal Ibarra pintó en una conversación informal un análisis que hacen casi todos en la Ciudad: las últimas medidas del flamante presidente electo favorecen, indirectamente, al actual jefe de gobierno.

Primero, porque Kirchner potenció las virtudes del candidato a vicejefe de Fuerza Porteña, Daniel Filmus, al elegirlo como ministro de Educación. De alguna manera, tal reconocimiento resulta una aprobación a la gestión educativa de Ibarra.

Después, porque le quitó al titular del Frente Grande tres competidores en la lucha por la Jefatura de Gobierno: Daniel Scioli, Rafael Bielsa y Gustavo Beliz. A Scioli, vale recordarlo, lo eligió como postulante a la vicepresidencia cuando el ex motonauta amenazaba con inhibir las posibilidades de reelección del actual jefe de Gobierno.

Ahora, ¿por qué esto favorece a Ibarra y no a los demás candidatos? Porque Ibarra marcha segundo en las encuestas -Macri se mantiene adelante- y, al quitar a dos de los rivales que "miden", los comicios tienden a la polarización. En ese contexto, sólo Patricia Bullrich y Luis Zamora aparecen en condiciones de inmiscuirse en el posible ballottage.

El interrogante que provoca Zamora es saber si podrá mantenerse con un buen caudal de electores y si, como no suele suceder, los porteños aceptan votar a un candidato de izquierda para cargos ejecutivos.

Patricia Bullrich entiende que ella captará adherentes tanto de Beliz (por metodología) como de Bielsa (por ideología), aunque su crecimiento parece más ligado a los votantes que pueda trasladarle Ricardo López Murphy.

Cerca de Macri suponen que su líder tomará los sufragios de Beliz, mas esta lectura no resulta tan sencilla: Beliz fustigó permanentemente al presidente de Boca.

Pero Ibarra, mientras tanto, se da maña para sumar. Ya tenía dentro de Fuerza Porteña a Elisa Carrió, al socialismo, a la CTA y a algunos partidos menores con inclinaciones kirchneristas. Ahora no descarta agregar al bielsismo, hecho que lo acercaría más a Kirchner.

Nada es tan lineal, eso está claro, aunque la sensación en el ambiente político porteño es casi unánime: indirectamente, las medidas de Kirchner para la Nación favorecen a Ibarra en la Ciudad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.