Los volantes literarios se agotaron en los andenes