Malestar en la Casa Rosada por los duros dichos de un rabino