El crimen en Ferrugem. Malvino: dos sospechosos no quieren ir a Brasil