La playa que se viene: plazas hoteleras colmadas. Mar del Plata, la elegida, a pleno sol