Marcas récord hicieron historia en la 30° edición de la media maratón

El etíope Mosinet Geremew cumplió el circuito en 59m48s; hubo corredores de todos los continentes
Ezequiel Brahim
(0)
27 de agosto de 2018  

Domingo por la madrugada en la ciudad de Buenos Aires; son las 6, aún está oscuro y los 8 grados parecen menos. Son varios, intentan pasar inadvertidos, pero se nota que en las calles sucede algo raro. Llevan calzas largas, remeras multicolores, salen de todos lados; se agrupan en las paradas de colectivos y algunos, mientras esperan, pegan saltitos ansiosos. Quizá se conozcan porque enseguida se ponen a hablar. Es una peregrinación sin Dios ni santos, pero avanzan todos con igual devoción. Son miles de corredores y su destino es la largada de la media maratón de Buenos Aires.

Los colectivos repletos se vacían en el barrio de Belgrano, el arco que cruza la avenida Figueroa Alcorta al 7600 marca el inicio y la llegada del circuito de 21,095 kilómetros que más de 20.000 personas transitarán hasta el Obelisco y la Casa Rosada y el camino de regreso. Veinte mil personas que transforman esta 30» edición de la competencia en la carrera más convocante de América del Sur. Solo en corredores, sin contar acompañantes, participan casi 3000 extranjeros: ucranianos, coreanos o estadounidenses; más de 30 países y todos los continentes tuvieron sus representantes.

"La carrera es estupenda, como me la habían contado", relata el chileno Marcos Montecino, que viajó junto con otros 17 compatriotas. "Cuando llegué al Obelisco me dio una emoción, no pude aguantar las lágrimas", dice. Un compañero lo abraza y comenta: "El circuito te permite conocer todo, es la ciudad de la furia". Y deja registro del impacto de Soda Stereo también en nuestros vecinos cordilleranos.

Todos aprovechan para vivir, además de la media maratón, lo mejor de Buenos Aires. Rafael Neis, venido de Florianópolis, dedicó sus seis días en la ciudad para visitar todos los espectáculos de tango que pudo. "Disfruto de la cultura argentina", cuenta a LA NACION. Desde el otro lado del río más ancho del mundo, Hugo Rodríguez llegó desde Colonia con un grupo de 16 corredores; él también disfrutó de la música, pero en el circuito de la carrera. Es que la organización a cargo de Carreras y Maratones Ñandú dispuso siete bandas musicales para amenizar el recorrido. "Son distracciones que ayudan -opinó Rodríguez-. Y el aliento del público argentino es lo mejor".

Logística

Además de las bandas, Ñandú también movilizó 1500 vallas, 250 baños químicos, 1500 voluntarios, 100 kilos de hielo, 14 carpas para servicios generales, 140 tachos para residuos, 2 autos guías y 15 motos. Un pequeño ejército al servicio de los runners .

En lo deportivo, esta edición fue la mejor de todas. La previa era ideal con los dos atletas con mejores marcas de 21K y 42K del mundo reunidos en este 2018: Bedan Karoki y Mosinet Geremew. Ya sobre el asfalto, se llevó el triunfo Geremew, el único etíope que accedió al podio; el resto, tanto en la categoría damas como en caballeros, fueron nacidos en Kenia. Karoki quedó segundo y Lawrence Cherono, tercero; el podio marcó impresionantes 59m48s, 59m50s y 1h01m57s, que fueron récord. Nunca se había corrido tan fuerte esta distancia en toda América. Las damas no desentonaron: Vivian Jerono (1h09m08s), Mercy Jerotich (1h10m28s) y Esther Chesang (1h10m39s) fueron las más veloces.

Los argentinos merecen una mención aparte porque estaba en juego el campeonato nacional. Lucas Molina sorprendió a todos con 1h04m18s (8» marca histórica argentina) y ganó el título. "Por el momento estoy sin trabajo, pero vendí 40 docenas de empanadas para poder pagarme los gastos del viaje", relató este paranaense radicado en Rosario. "Muchos me ayudaron, sé que solo no se puede llegar a ningún lado, por eso este triunfo se lo dedico a mi mamá, que desde el 2012 me alienta desde el cielo", cerró Molina, emocionado.

Lo escoltaron Eulalio Muñoz de Esquel, a solo 4 segundos, y Mariano Mastromarino (olímpico en Río 2016), a 6 segundos de la punta. La campeona argentina fue Daiana Ocampo de Pilar; la subcampeona, María Luz Tesuri, y completó el podio la porteña Mariela Ortiz. La media maratón de Buenos Aires fue una fiesta internacional con el mejor color argentino.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.