Marianella vivió 955 días con un corazón artificial y fue trasplantada con éxito en el Garrahan