Opinión. Marionetas del contraefecto Francisco