Más de 150 personas heridas por pirotecnia, balas perdidas y corchos

La cantidad de heridos que asistieron a los hospitales fue mucho menor que en años anteriores; además, el informe de los accidentes de tránsito, y los partes médicos de las guardias del Hospital Lagleyze y del Hospital del Quemado
(0)
25 de diciembre de 2001  • 12:48

El número de heridos por pirotecnia, balas perdidas y corchos fue esta Navidad sensiblemente menor que en años anteriores, según confirmaron fuentes sanitarias, no obstante, más de 150 personas fueron hospitalizadas con distintas lesiones.

En Rosario, un menor y una mujer resultaron heridos por balas perdidas, al igual que un adolescente y un joven que sufrieron heridas de gravedad en el conurbano bonaerense.

El episodio más grave tuvo como víctima a Ezequiel Herenú, de 19 años de edad, quien fue alcanzado en la cabeza por una bala perdida cuando se encontraba en la puerta de su casa de San Francisco Solano, en la localidad bonaerense de Quilmes.

El muchacho permanece internado en el Hospital de San Francisco Solano con pronóstico reservado. Los dos hospitales oftalmológicos y el Instituto del Quemado porteño atendieron a algo más de 150 personas por heridas por el uso de la pirotecnia y golpes de corchos de bebidas espumantes, lo que representa una merma de entre el 30 y 45 por ciento en comparación con episodios similares registrados el año pasado.

"Ya desde el año pasado se vienen registrando menos episodios de esta naturaleza. El factor económico viene desde hace dos años, pero este año se acentuó aún más", evaluó la jefa de Guardia del Hospital del Quemado, Susana Margione.

Comerciantes de artículos de pirotecnia corroboraron la explicación de la facultativa, al reconocer que sólo en las horas previas a la Navidad las ventas tuvieron un leve repunte, que obedeció básicamente a una rebaja de precios.

Además, las mismas fuentes reconocieron que los artículos pirotécnicos de mayor salida fueron los de menor valor económico y, en consecuencia, menor potencial explosivo, lo que coadyuvó a una disminución también en la gravedad de las lesiones.

La médica Margione informó que durante la madrugada el servicio a su cargo asistió "a 68 pacientes, 30 de ellos por quemaduras con artículos de pirotecnia", uno de ellos -un niño de seis años de edad- de gravedad.

El jefe de guardia del Hospital de Oftalmología Santa Lucía, Luis Collado, informó que hasta esta mañana fueron asistidos 66 pacientes, de los cuales seis casos requirieron intervenciones quirúrgicas.

Según Collado se registraron "41 casos de pacientes por el mal uso de artículos de pirotecnia, 35 de ellos chicos menores de 15 años. También se asistieron 17 personas que sufrieron golpes con corcho de sidra, 8 de ellos niños".

En el Hospital oftalmológico Pedro Lagleyze fueron atendidas 13 personas afectadas por pirotecnia, cuatro de las cuales permanecen internadas y dos de ellas serán operadas en las próximas horas.

También en Rosario, un hombre sufrió la amputación de dos dedos al explotarle una bomba de estruendo en Rosario, mientras que otro padeció quemaduras al intentar encender un artefacto de pirotecnia. Ambos hombres fueron internados en el hospital de Urgencias de Rosario.

La pirotecnia provocó incendios en distintos puntos, pero en ningún caso con víctimas mortales.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.