El escenario. Más ideología que necesidades concretas