El asesinato del periodista. Más indicios complican a los policías