Opinión. Más que una señal de cambio, puede ser un peso simbólico