Un adolescente de 16 años mató a la beba de su pareja porque le rompió el celular