Mataron a un joven por la espalda

Un agente quiso obligarlo a abandonar una plaza y le disparó; los amigos del chico apedrearon la comisaría
Un agente quiso obligarlo a abandonar una plaza y le disparó; los amigos del chico apedrearon la comisaría
(0)
13 de febrero de 2011  

Un policía bonaerense mató por la espalda a un joven, de 19 años, al que perseguía porque lo sorprendió cuanto estaba con su moto dentro de la plaza Colón, a siete cuadras del centro de Baradero. Fue el segundo hecho de brutalidad policial en lo que va de febrero. Hace nueve días, otro policía mató a dos menores desarmados durante el saqueo de un tren en José León Suárez.

Por el trágico hecho, un grupo de amigos del muchacho asesinado protagonizó una serie de incidentes frente a la comisaría en la que se desempeñaba el policía agresor, arrojaron piedras y quemaron neumáticos.

Debido a la tragedia, las autoridades municipales suspendieron la velada del tradicional festival de Baradero, en la que estaba prevista la presentación de Horacio Guaraní, entre otras figuras de la música folklórica.

Al cierre de esta edición, más de cien uniformados del Grupo de Apoyo Departamental (GAP) de la policía bonaerense habían reforzado la seguridad en la ciudad, ante la posibilidad de ocurran nuevos incidentes. Anoche, un grupo de 60 personas permanecía en la plaza, frente la comisaría, y reclamaba justicia por el asesinato del joven, identificado como Lucas Rotella.

El policía agresor, que vive a tres cuadras de la casa de la víctima, fue identificado y detenido, acusado de homicidio calificado. Hasta anoche ningún funcionario del Ministerio de Justicia y Seguridad provincial explicó por qué este uniformado con por lo menos tres causas penales abiertas por hechos de brutalidad policial seguía trabajando.

El violento episodio se produjo a casi un año de la pueblada ocurrida luego que un vehículo municipal atropellara a dos jóvenes que circulaban en una moto (ver aparte).

"A mi hijo lo mataron como a un perro y lo dejaron tirado sin prestarle auxilio médico. Yo sé que a mi hijo lo mató un policía y no la policía", dijo Miguel Rotella, el padre de Lucas, en declaraciones difundidas por el canal Todo Noticias (TN) desde San Nicolás, a dónde viajó para que le realicen la autopsia a su hijo, porque, según manifestó, "en Baradero no tenía garantías".

"Mi hijo iba con el amigo, me dijo que la policía le tiró de atrás y que quería vivir", sostuvo Rotella. El padre de Lucas contó que lo llevó al hospital. "Pude hablar con él. Me dijo que quería vivir, que un policía le tiró", agregó Miguel.

Todo comenzó minutos después de las 3.30, cuando Lucas circulaba con su pequeña moto en los alrededores de la plaza Colón y, aparentemente habría subido a un cantero.

En ese momento, dos policías que recorrían la zona en un móvil de la comisaría local vieron a Lucas y a un amigo con sus motos arriba de un cantero y bajaron del vehículo para obligarlos a que dejaran la plaza.

Según fuentes policiales, cuando los uniformados dieron la voz de alto, Lucas y su amigo intentaron huir. Uno de los policías capturó al amigo de Lucas. Aparentemente, el joven corrió unos metros cuando hubo tres estallidos. Es que uno de los policías disparó tres veces su escopeta contra Lucas.

El policía disparó tres cartuchos, dos con postas de goma y uno con perdigones de plomo. Luego de dispararle por la espalda a Lucas, el policía abandonó al joven malherido en la plaza. Fuentes policiales informaron que el agresor fue detenido por sus propios compañeros.

Mientras, el amigo de Lucas lo levantaba y lo llevaba caminando hasta su casa. Desde allí, el padre del joven lo trasladó al hospital. Allí, los médicos lo operaron para extraerle los cuatro perdigones que le habían afectado los pulmones. Al mediodía, los médicos decidieron trasladarlo a un centro de mayor complejidad, en el Gran Buenos Aires. Cuando el helicóptero que lo trasladaba estaba en pleno vuelo, Lucas sufrió un paro cardiorrespiratorio y falleció.

Ante la posibilidad de que se produzca una pueblada como en marzo del año pasado, el jefe de policía bonaerense, comisario Juan Carlos Paggi, viajó a Baradero y se reunió con el padre del joven asesinado.

"La conducta de este policía resulta inexplicable. Ahora la Justicia dirá", sostuvo a LA NACION el intendente Aldo Carossi.

Con la colaboración de Valeria Musse y Horacio Ortiz

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.