Matemática y lengua, las materias más difíciles