Odisea en Llavallol. "Me tomaron como escudo humano"