Médicos y enfermeras pusieron la cuota de fe en la noche de hospital