Mendoza, sin reproches para la Casa Rosada