Mendoza, un mundo paralelo para la actividad