Menem donó un lugar para las momias, pero llovieron las críticas