Las vacaciones 2002: postales de una realidad con más bajas que alzas. Menos argentinos, pero más gastadores, en Punta del Este