El final de una telenovela. Montecristo cerró su ciclo en el Luna Park