Muchas ofertas y pocas ventas

Extraño clima navideño sacudido por la realidad política
(0)
23 de diciembre de 2001  

Pocos regalos en las manos de los porteños y negocios casi vacíos pese a las tentadoras ofertas constituían ayer una extraña postal navideña en los principales shoppings de la ciudad y en la avenida Santa Fe.

Y aunque las sonrisas afloraban muy poco, los porteños dejaron momentáneamente de lado la realidad política para dedicar parte de la jornada a buscar los esperados regalos que, por obvias cuestiones, parecen más modestos que los de años atrás.

Mara Aldoza, una médica de 43 años, madre de dos chicos, eligió un shopping de Recoleta para hacer sus compras. "Vine a despejarme un poco, porque la verdad es que afuera hay mucha tristeza. Aunque sea por un rato veo un clima distendido, que poco tiene que ver con lo que está ocurriendo en el país. Creo que Adolfo Rodríguez Saá no representa a nadie. Son los mismos intereses. Esta vez le tocó a él y después le tocará a otro. Pero siempre sigue el mismo sistema político", dijo.

Guirnaldas, árboles y botas navideñas daban un toque de alegría a los centros comerciales e indicaban que las fiestas están cada vez más cerca. Nadie permanecía aislado de la realidad y en los pasillos de los shoppings se escuchaba todo tipo de comentarios.

"Todos estamos a la expectativa de lo que decidan los nuevos dirigentes. Tengo la esperanza de que la gente que venga tenga ganas de hacer las cosas bien. Al menos eso es lo que quiero creer", dijo Nelly Bila mientras tomaba un café también en la Recoleta.

"Estas fiestas son muy tristes. Todo esto es injusto. No confío en Rodríguez Saá, sus antecedentes muestran que no es una de las mejores personas para dirigir el país. Ni siquiera tengo ganas de comprar regalos y de preparar mi casa para Nochebuena", contó Mónica Arista mientras caminaba por Santa Fe.

Y aunque sólo un "Feliz Navidad" de un lustrabotas arrancaba sonrisas en la esquina de Santa Fe y Callao, bueno es suponer que aún hay tiempo para recuperar, al menos, la esperanza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.