“Muchos días tuve una pesadilla: veía a mi hijo decapitado”, dice un refugiado sirio en la Argentina