Nadie asume los costos políticos