Según una investigación de la defensoría del pueblo local. Nadie controla la alcoholemia en la ciudad