Ni Nueva York ni Londres, el barrio más cool del mundo está en Madrid