Niegan un suicidio en el triple crimen

La novia de Emiliano Marcos, el testigo clave que murió atropellado, dijo que no se mató, que iba a ser padre y que estaba muy feliz
Gustavo Carabajal
(0)
23 de diciembre de 2009  

"Si algo me llega a pasar, ya saben de quién fue la culpa . Emiliano no se suicidó. Estaba muy feliz porque iba a ser papá. La noche que murió estuvimos festejando con su madre en nuestro departamento. Una persona que estaba tan contenta como él no se suicida."

Así, Natalia, la pareja de Emiliano Marcos, el testigo que aportó el dato clave en la investigación del triple homicidio de General Rodríguez y que derivó en la detención de tres sospechosos, denuncia que al hombre que conocía la trama secreta de las relaciones de Sebastián Forza y sus socios lo mataron, que no se suicidó.

Por una cuestión de seguridad, la mujer, que ingresará en un programa de protección de testigos, dijo que se reservaba la identidad de la persona a la que le temía Emiliano.

Marcos murió en la madrugada del 15 del mes pasado. Habría sido arrollado por un tren. Apareció en la estación Villa del Parque del ferrocarril San Martín. Dos semanas antes había sido amenazado. Fue quien había aportado un número de teléfono secreto que, supuestamente, usaba Martín Lanatta, uno de los detenidos anteayer, para comunicarse con Forza.

"Tengo miedo de la misma persona a la que temía Emiliano. Tengo miedo porque tengo familia y no quiero que les ocurra a ellos lo mismo que pasó con Emiliano. Y quiero saber qué le pasó. Su muerte no fue un suicidio", insistió Natalia durante una conversación telefónica con LA NACION.

¿Quién debe ser el técnico de la selección argentina?

Al enterarse de la muerte de su pareja, la chica perdió el embarazo del que llevaba el tercer mes.

Ayer, el fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone no descartaba la posibilidad de que, en las próximas horas, se ordenaran nuevas detenciones.

Anteayer fueron apresados Lanatta y Víctor y Marcelo Schillaci, quienes, luego de ser indagados por el fiscal, quedaron detenidos, acusados de estar vinculados con los asesinatos de Forza, de Damián Ferrón y de Leopoldo Bina. Cristian Lanatta, hermano de Martín y cuarto sospechoso, ya estaba preso por una causa anterior.

Luego de tomarle declaración indagatoria a los hermanos Schillaci, el fiscal Bidone ordenó que se realizaran peritajes con reactivos químicos para preservar restos de sangre en la casa de Videla 631, en Quilmes, que pertenece a Cristian Lanatta.

Esos peritajes fueron ordenados para tratar de establecer si en esa casa fue donde, el 7 de agosto de 2008, asesinaron a Forza, a Ferrón y a Bina. "No pudieron haberlo hecho solamente cuatro personas. Estamos hablando de una organización mucho más importante", dijo Bidone.

Por su parte, Miguel Angel Pierri, abogado de las familias de las víctimas, consideró que con las detenciones de anteayer se comenzó a resolver el caso, aunque dijo creer que aún resta atrapar a por lo menos un autor intelectual del hecho.

Video

Además, el fiscal indicó que "estaría acreditado que los cuatro sospechosos detenidos tendrían conexiones previas con algún miembro o miembros de alguna fuerza de seguridad. Esto no significa que directamente en este hecho se hubieran vinculado con algunos policías para cometerlo", aclaró.

Respecto de la muerte del testigo clave, Pierri dijo que "en ningún momento había nombrado a los cuatro sospechosos detenidos", pero que su declaración permitió sacar conclusiones en torno al móvil de los asesinatos. Agregó que Marcos "había tenido contacto en los últimos días por lo menos con dos de las víctimas" y que conocía bien sus temores y hasta terrores. Pierri sostuvo que el joven falleció "en circunstancias bastante llamativas".

Según la pareja del testigo, los médicos que lo revisaron dijeron que, si bien fue encontrado en las vías, no tenía lesiones compatibles con las que se producen al ser arrollado por un tren.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.