El escenario. No hubo complot, sino astucia