No hubo riesgo por la emanación de gases

Lo dijo el director de Control Ambiental Las mediciones no detectaron gases peligrosos Una vez concluidos los peritajes se sabrá si se aplicarán sanciones Johnson & Son se comprometió a informar sobre el incidente
(0)
26 de febrero de 2004  

Funcionarios municipales y provinciales aseguraron ayer que tras el voraz incendio que se produjo en un depósito de sustancias químicas en la localidad de Pablo Podestá "no hay peligro tóxico o de derrumbe".

Según explicó Pablo Chvidia, responsable de la Dirección Provincial de Control Ambiental y Saneamiento Urbano, "las mediciones que hicieron nuestros técnicos en la columna de humo (pluma) en el momento del incendio no detectaron que los gases provocados por las emanaciones fueran riesgosos para la población".

Desde el municipio de Tres de Febrero indicaron que Johnson & Son, que está radicada allí desde fines de la década del 50, en un principio no tenía población alrededor. "Nosotros no tenemos jurisdicción en el tema ambiental; sin embargo, somos los que verificamos las habilitaciones. Esta empresa está habilitada en el municipio desde 1958, es incluso anterior al barrio", dijo Carlos Hormilogüe, titular de la cartera de Desarrollo Económico de la Municipalidad de Tres de Febrero.

En tanto, las mediciones y los peritajes continuarán durante los próximos días para establecer qué sanción le caben a la empresa Johnson por este episodio.

Es que, tras el incendio, el predio quedó vallado para que trabajen allí los investigadores.

"A partir de los próximos días el gobierno (desde la Subsecretaría de Política Ambiental) tendrá que determinar qué tipo de residuos quedaron en el predio y en los barrios linderos esparcidos. Una vez que podamos establecer el volumen y la calidad se determinará dónde se hará su disposición final", continuó Chvidia.

Es que los residuos, entre los que se hallan las cenizas, los productos quemados o deteriorados, son calificados como residuos peligrosos. "Eso no puede ir a parar a cualquier relleno sanitario, sino que debe ir a lugares especiales", indicó el funcionario.

"Para poder establecer qué sanción le corresponde a la empresa debemos esperar los peritajes de los bomberos y tener lista la evaluación de los residuos", agregó.

Desde la cartera también informaron que durante 2003 no se recibió un flujo de denuncias que califiquen a la empresa como "conflictiva". "El último episodio por el que concurrimos fue por una denuncia por un ruido extraño, que había sido notificado a Defensa Civil".

La empresa Johnson & Son publica hoy una solicitada en la que lamenta la situación que provocó el siniestro e indica que informará sobre "las causas del incidente una vez que los correspondientes peritajes se hayan completado". En el mensaje, la firma agradece a las dotaciones de bomberos que participaron, a Defensa Civil y a la policía de la provincia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.