No llegarían al Pilcomayo los barros tóxicos