"No sé dónde están mis hijas, necesito ayuda", clama Ana Alianelli, la mamá de las nenas restituidas a Estados Unidos

Desde Aspen y a la espera de ser recibida por una jueza, habló con LA NACION y pidió que Cancillería la ayude a reencontrarse con las menores; su papá no abordó el avión que los llevaba a Colorado
Ana Alianelli pide ayuda desde Estados Unidos para reencontrarse con sus hijas
Ana Alianelli pide ayuda desde Estados Unidos para reencontrarse con sus hijas Fuente: Archivo
Desde Aspen y a la espera de ser recibida por una jueza, habló con LA NACION y pidió que Cancillería la ayude a reencontrarse con las menores; su papá no abordó el avión que los llevaba a Colorado
Tomás Rivas
(0)
17 de abril de 2015  • 20:38

El drama familiar que atraviesa Ana Alianelli parece no tener fin. Varada en Aspen, donde tenía que presentarse junto con sus hijas y su ex marido para cumplir con un pedido de restitución, ahora la mujer enfrenta una batalla judicial para dar con el paradero de las nenas, de 8 y 6 años. El papá no abordó una de las conexiones aéreas y desde entonces nadie sabe dónde están.

"Estoy angustiada y devastada. Todavía no sé dónde están mis hijas", contó Ana en diálogo con LA NACION, minutos antes de presentarse ante una jueza de Aspen, Colorado. Esta mañana la magistrada norteamericana no estaba al tanto de lo sucedido. Denis Burns, quien viajaba con las menores desde Ezeiza, no abordó dos de las conexiones que lo debían llevar hasta Aspen y Alianelli perdió todo contacto.

"No me contesta los mensajes. Le dije por Whatsapp que quería hablar con las nenas y no me contesta. No me comunico con ellas desde hace un montón. La última vez fue en Houston. Estaban llorando a los gritos y me las arrancaron de las manos", expresó la mujer, quien ahora es acompañada las 24 horas por el cónsul argentino.

"El cónsul me está ayudando muchísimo, pero ahora lo que necesito es un abogado que me ayude a reencontrarme con mis hijas", sostuvo Alianelli, quien remarcó la necesidad de una intervención de la Cancillería. "Un abogado acá es carísimo. No puedo afrontarlo y es el único camino para ponerle fin a esta situación. Las chicas están asustadas, seguramente con la incertidumbre de no saber si van a volver a ver a su mamá. La prioridad tiene que ser su bienestar", indicó.

Sin novedades de Burns

Mientras Alianelli exponía ante la jueza de Colorado, se sumaban las horas sin novedades sobre sus hijas y su ex pareja. "No sé dónde están. Se me ocurre que pueden llegar a estar en Nueva Jersey [donde Burns tiene familiares], pero la realidad es que no hay indicios. Él tenía que obedecer una orden".

"Él está tratando de sacar ventaja de lo que pasó en Ezeiza con mi hermano", alertó la mujer. En ese aeropuerto, el hermano de Ana intentó agredir a su ex cuñado instantes antes de que abordaran el vuelo de United Airlines con el que abandonaron el país. "Sigo sin entender quién dio la orden de que yo no pueda ver a las nenas en el aeropuerto", se quejó la mujer.

"Como un perro"

Pero Ezeiza no fue el único aeropuerto en el que fue vapuleada. En Houston, mientras su ex pareja se alejaba con sus hijas, la policía aeroportuaria también la maltrató. "Fui tratada como un perro. Me dijeron que no les importaba que yo tuviese un acuerdo en la Argentina".

Las nenas, la prioridad

Más allá del calvario que significa para ella estar alejada de sus hijas, Ana reiteró una y otra vez la necesidad de ponerle fin a esta pesadilla "por el bien de las chicas". "Todo esto es innecesario, igual que lo del aeropuerto. Lo único que quiero es que la jueza me escuche y que entienda la situación. Las chicas la están pasando mal", repitió.

Debido a la sensibilidad del tema esta nota fue cerrada a comentarios

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.