"No tenemos la culpa de que usted sea gorda"

Fue la respuesta que recibió una pasajera
(0)
14 de diciembre de 2009  

Hace varios años, Mirtha Martínez abordó un avión con destino a Santiago de Chile. Le tocó el asiento del medio, el más incómodo incluso para las personas delgadas.

"Pesaba 126 kilos y las personas que tenía a mis costados no eran gordas, pero sí de contextura grande. Cuando me fui a sentar y vi que no entraba, pedí que me cambiaran de lugar. Adelante había asientos vacíos, es decir que había disponibilidad. Pero el personal de a bordo se negó a darme esos asientos y fui obligada a regresar a mi butaca; justificaron su negativa en el hecho de que en la escala en Mendoza esos lugares iban a ser ocupados. Me sentí humillada", comentó Martínez.

En medio de aquella discusión, se coló una frase que la hirió terriblemente. "La empresa no tiene la culpa de que usted sea gorda", le dijeron los empleados de la compañía, a modo de justificación.

"Fue un momento desagradable, la sensación de vergüenza y humillación me duró todo el vuelo. Yo no tengo que explicarle a nadie por qué estoy gorda, como no le pido explicaciones al que fuma", dijo.

Finalmente, el pasajero que tenía el asiento del pasillo se pasó al del medio, aunque Martínez viajó con la sensación de que había vivido uno de los peores momentos de su vida. Al bajar del avión hizo la denuncia, pero no pasó nada.

"Después de ese episodio me animé a subirme a un avión. Pero es muy feo porque sabés que no vas a entrar. El asiento del medio debe ser para chicos. Así como hay lugares para embarazadas o para personas con movilidad reducida, debería haber algunos lugares para gordos", dijo.

Recientemente, la circulación por la Web de una fotografía tomada dentro de un avión de un hombre obeso sentado en un asiento y obstruyendo parte del pasillo central reavivó el debate por la situación de las personas con sobrepeso en los vuelos. La imagen ha circulado en foros de Internet de auxiliares de vuelo que justifican la necesidad de que los obesos ocupen dos asientos contiguos, y que se les cobre en consecuencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.