No tienen pistas de la banda que secuestró a la hija de Macri

Dicen que es porque la policía no pudo estar presente cuando se pagó el rescate
Gustavo Carabajal
(0)
7 de mayo de 2003  

La policía no tiene ninguna pista firme sobre cuál fue la banda que, el 29 del mes último, secuestró a Florencia, la hija menor del empresario Franco Macri.

"Por el momento, todas las cosas que se digan sobre los responsables de secuestrar a esta joven constituyen meras especulaciones. Los investigadores se abocaron a realizar un estudio técnico sobre las llamadas telefónicas realizadas durante los seis días que duró el secuestro", dijo una calificada fuente de la investigación.

Ayer, otros dos voceros de la causa consultados por LA NACION aseguraron que el sábado último, cuando se frustró el pago del rescate, Mauricio Macri, medio hermano de la joven, llamó al presidente Eduardo Duhalde, para solicitarle que la policía no interviniera en el caso.

No obstante, los colaboradores del titular del Poder Ejecutivo Nacional negaron que tal comunicación se hubiera realizado.

Mauricio Macri dijo anteayer que había radicado la denuncia policial y que, en principio, se negó todo debido a que los secuestradores habían exigido que no estuviera la policía en las negociaciones, puesto que corría riesgo la vida de Florencia.

Florencia Macri, de 19 años, había sido secuestrada el 29 del mes último, por la tarde, cuando salía de la Fundación Universidad Nacional del Cine, situada en el barrio porteño de San Telmo.

Además de pedir un millón y medio de dólares para liberar sana y salva a la joven, los secuestradores exigieron a Franco Macri que no hiciera la denuncia ante la policía.

La familia, entonces, siguió al pie de la letra las indicaciones de los delincuentes. No obstante, la policía intervino debido a que fue convocada por la jueza federal María Servini de Cubría, quien estaba a cargo del juzgado federal de turno el 1° del actual, cuando la noticia del secuestro tomó estado público.

Si la denuncia se hubiera realizado el mismo día del secuestro, el caso hubiera quedado a cargo del juez federal que estaba de turno en ese momento, Sergio Torres.

La hija menor del titular de Socma fue liberada anteayer, por la madrugada, en Moreno, luego de que su medio hermano Gianfranco llevó un bolso con 750.000 dólares a un descampado situado detrás del Club Hípico San Jorge, de Hurlingham, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Impedimentos

"Los investigadores policiales no pudieron estar en el momento más importante del secuestro: cuando se paga el rescate. Los detectives no pudieron seguir al cobrador de la banda, así que es muy poco lo que tenemos. Además, no hay testigos del momento en que fue secuestrada la joven, quien a su vez no aportó mucho debido a que dijo que estuvo todo el tiempo con los ojos vendados y no recordó las voces que escuchó", dijo una calificada fuente de la investigación.

Entre las pocas pistas que siguen los detectives figura el análisis de los teléfonos utilizados por las bandas que cometieron secuestros durante el último año y que figuran en las bases de datos de los investigadores.

Esos números serán cotejados con las llamadas recibidas en los teléfonos de todos los integrantes de la familia Macri, durante los seis días que duró el secuestro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.