Nueva protesta de los trabajadores de Brukman

(0)
30 de mayo de 2003  • 20:03

Trabajadores de Brukman realizaron esta tarde un "maquinazo" frente a la sede del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para exigir la expropiación definitiva de las maquinarias y transitoria de la planta fabril cerrada hace más de un año y medio.

Subidas a un camión, donde se emplazaron unas 15 máquinas de overlock, las empleadas textiles cocieron durante más de una hora y media sábanas que serán enviadas con posterioridad a los damnificados por las inundaciones en la provincia de Santa Fe.

"Queremos demostrar que las obreras queremos y podemos producir a diferencia de los empresarios estafadores", explicó Celia Martínez desde el improvisado escenario móvil.

La trabajadora se quejó, asimismo, de que no podía volver a la fábrica porque estaba "ocupada por policías".

Durante la protesta, que contó con la adhesión de representantes de asambleas barriales y partidos de izquierda, las empleadas textiles intentaron, sin éxito, entregar un petitorio al jefe del gobierno porteño, Aníbal Ibarra, reclamando la expropiación permanente de las maquinarias y transitoria de la planta fabril ubicada en el barrio de Balvanera.

Por su parte, un asambleísta destacó las adhesiones a la lucha de los trabajadores de Brukman que, tras recuperar la fábrica para autogestionarla, fueron desalojados violentamente el 22 de abril último.

La manifestación cortó por completo el tránsito vehicular en la Avenida de Mayo y fue seguida con atención por una reducida custodia policial, que se preocupó por proteger el frente del palacio de Gobierno.

El 18 de diciembre de 2001, los dueños de la fábrica "Confecciones Brukman" abandonaron el establecimiento y dejaron a 115 trabajadores con una deuda salarial de varios meses, y sin la correspondiente indemnización por el cierre de la fuente laboral.

La incierta situación de los trabajadores los llevó a tomar la planta y a reconstituir el proceso de producción para evitar el cierre del establecimiento, hasta convertirse en uno de los símbolos de las empresas autogestionadas por sus trabajadores.

Hasta que fueron desalojados por decisión de la Justicia, el 22 de abril último, fecha desde la cual mantienen el plan de lucha e intentan que la Legislatura porteña sancione las leyes necesarias para retomar el control -mediante la autogestión- de la planta fabril.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.