En pleno centro de San Isidro. Nuevo caso de violencia estudiantil