Nuevos incidentes en el casino flotante

Los manifestantes quisieron impedir el ingreso de los empleados a los barcos
(0)
16 de enero de 2008  

Los empleados despedidos del casino flotante de Puerto Madero, que llevan adelante desde hace más de dos meses una huelga por la reincorporación de los más de 100 trabajadores despedidos, cortaron ayer, desde la mañana, la intersección de las calles Alicia Moreau de Justo y Garay, para impedir el ingreso al casino de las combis con empleados.

El momento de mayor tensión se produjo a las 15, cuando llegaron las combis con empleados, quienes se bajaron con ánimo de enfrentar a los huelguistas.

En ese momento intervino la Prefectura, que hizo retroceder a los manifestantes a golpes de escudo y liberó el acceso al casino.

"¡Nos empujaban, no nos dejaban pasar! ¡Nos tiraban palos por debajo de los escudos!", contó, con lágrimas en los ojos, Karina Benítez, trabajadora del casino que se sumó a la huelga.

En la vereda de enfrente, César Aranda, de 44 años, del personal de limpieza del casino, afirmó: "Si no trabajamos, no comemos. Tenemos que entrar al casino como si fuésemos delincuentes, custodiados por la policía, mientras nos insultan y nos tiran piedras".

El director de Recursos Humanos del Casino, Gustavo Ratti, afirmó a LA NACION: "Los despidos están justificados. Se trata de personas violentas, que faltaban a trabajar y utilizaban el comedor del casino para dirimir cuestiones políticas".

Asimismo, Ratti indicó que los seis gremios involucrados estuvieron en contra de la conciliación obligatoria porque consideraron que no existía ninguna medida de fuerza. "Así que no digan que el Ministerio está a favor de la empresa", advirtió Ratti.

Marta Vargas, 48 años, empleada del casino, contó: "Tras las agresiones de los huelguistas, una compañera se tuvo que tirar al suelo de la combi y los otros compañeros, asustados, se le tiraron encima, provocándole una lesión en la columna. Ahora ella está con ataques de pánico".

Pasadas las 16, más de 200 empleados del casino llevaron a cabo una conferencia de prensa para expresar su repudio a la violencia que ejercen los huelguistas sobre aquellos que no se suman al paro.

A pesar de los incidentes, las salas de juego estuvieron abiertas al público y un catamarán acercó a los clientes hasta el casino.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?