Ocho detenidos por desviar donaciones

Cuatro eran empleados de la Gobernación; por eso renunció una funcionaria
(0)
16 de mayo de 2003  

SANTA FE.- La secretaria de Promoción Comunitaria de la gobernación santafecina, Adriana Cavutto, renunció ayer luego de que cuatro integrantes de la dependencia que dirige fueron detenidos y acusados por el presunto desvío ilegal de ropa y alimentos que correspondía entregar a los evacuados.

Paralelamente, cuatro bomberos voluntarios de Coronda -a 45 kilómetros al sur de esta capital- fueron exonerados tras ser apresados bajo la misma sospecha.

Ambos hechos sacudieron con fuerza al gobierno de Carlos Reutemann, en el que ya se había producido una baja: la del director de Hidráulica, Ricardo Fratti, a quien responsabilizaron por no haber prevenido el desastre.

En medios próximos al gobernador se especula que cuando bajen las aguas dejarán sus cargos varios funcionarios, a los que Reutemann quitó respaldo por un desempeño que no estuvo acorde con las circunstancias.

Pero estos delitos no serían los primeros en su tipo. Desde el comienzo de las inundaciones se escucharon varias denuncias sobre presuntas irregularidades en la administración de las donaciones remitidas a esta ciudad desde diferentes puntos del país.

Asociación ilícita

Cavutto admitió su responsabilidad en la designación de Sonia Aguirre, coordinadora de la Unidad Alimentaria para la Emergencia, encargada de los depósitos con donaciones situados en dependencias del Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea (GADA), en la zona de Guadalupe.

Aguirre está detenida, sospechada de dirigir una asociación ilícita junto a tres colaboradores de la dependencia a su cargo. Por ese motivo Cavutto presentó su dimisión.

Y Reutemann la aceptó de inmediato. Luego designó en su reemplazo a Celia Arena, hasta entonces directora del Menor, la Mujer y la Familia.

El juez de instrucción de turno, Diego de la Torre, ordenó un allanamiento que derivó en la detención de los cuatro integrantes de Acción Comunitaria. Aguirre seguirá presa, mientras los otros tres involucrados recuperaron la libertad.

El magistrado también ordenó la detención de cuatro bomberos voluntarios de Coronda, a quienes se secuestró ropa, alimentos y otros elementos donados por la comunidad de diferentes puntos del país.

Pero las denuncias sobre desvío de mercadería y otras irregularidades en la atención a los damnificados por la inundación parecen estar aumentando.

Se menciona que la falta de un efectivo control facilita la acción irresponsable de quienes tienen a su cargo la administración de las donaciones.

Apenas ocurrido el desastre, que incluyó el anegamiento de cerca de 30 barrios del Oeste y la posterior evacuación de alrededor de 150.000 personas, Reutemann reconoció que estaba solo en la emergencia. Por eso varios de sus colaboradores aguardan el cese de la emergencia para alejarse definitivamente de la función pública.

También existen problemas en la atención sanitaria.

Mala atención médica

Evacuados en el complejo educativo Almirante Brown elevaron una denuncia ante la Defensoría del Pueblo para cuestionar la "falta de coordinación" de las acciones encaradas por el Comité de Crisis en ese lugar, que alberga a 470 perjudicados por la inundación.

Aseguraron no haber encontrado respuestas acordes con las circunstancias cada vez que requirieron a las autoridades sanitarias el traslado de enfermos o la custodia del lugar, donde se alojan jóvenes con conductas de riesgo y hasta con antecedentes delictivos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.