Inseguridad / En locales gastronómicos de la ciudad. Ofrecen a las clientas atar sus carteras para no ser robadas