Otra vez se sintió olor a quemado en la Capital