Para los forenses, la familia falleció por el accidente vial

Los cuerpos no tenían balazos ni puñaladas; la mujer habría tenido un tiempo de sobrevida
Gustavo Carabajal
(0)
10 de diciembre de 2009  

Gabriela Viagrán, la mujer de Luis Fernando Pomar, habría tenido un tiempo de sobrevida después de que volcó el Fiat Duna Weekend en el que viajaba con su familia, y habría intentado arrastrarse hasta sus hijas y su marido.

Tal presunción se fundó en los informes preliminares de los forenses que ayer realizaron las autopsias de los cuatro integrantes de la familia Pomar, y que previamente habían revisado el lugar de la tragedia, una cava rodeada por una arboleda en la ruta provincial 31, a nueve kilómetros de Salto.

Según fuentes policiales y judiciales, al revisar el lugar de la tragedia los peritos forenses hallaron restos de sangre y marcas de arrastre que corresponderían al cuerpo de Viagrán. Uno de los forenses que inspeccionaron el lugar fundó esa presunción de la breve sobrevida de la mujer en el sangrado hallado en la tierra y en que los politraumatismos que sufrió por el choque y el vuelco del vehículo no le provocaron la muerte en el acto, como ocurrió con su esposo.

Al revisar los cuerpos de Viagrán y de Fernando Pomar, los forenses determinaron que el matrimonio falleció a raíz de las heridas sufridas por la violencia del impacto del automóvil contra una alcantarilla.

Tal presunción se confirmó cuando los médicos tomaron radiografías y no encontraron heridas de bala ni de arma blanca en ninguno de los cuerpos. Así, las conclusiones preliminares abonarían la hipótesis de que los Pomar fallecieron en un accidente y no fueron asesinados.

Aunque para descartar la última opción restaría la realización de una serie de estudios complementarios. Uno de esos peritajes se concretará en el auto con el fin de determinar si no fue chocado por otro vehículo.

Para los forenses, la triple fractura de cráneo que sufrió Pomar provocó que falleciera en el acto.

Al revisar el cuerpo de María del Pilar, la menor de las hijas del matrimonio Pomar, de 3 años, se estableció que falleció por un fuerte golpe en la frente. En tanto, al cierre de esta edición no se había determinado aún la causa de la muerte de Candelaria, de seis años, debido a que los médicos tenían pocos tejidos para analizar.

Los forenses esperarán los resultados de una serie de estudios complementarios para elaborar el informe definitivo que permita explicar por qué murieron los Pomar.

Fuentes de la investigación indicaron que los cuerpos llegaron a la morgue judicial de Lomas de Zamora muy degradados. Por la acción del clima, las alimañas y los insectos, los cadáveres casi no tenían tejidos blandos y estaban irreconocibles.

La escena de la tragedia con los cuatro cadáveres esparcidos en un radio de diez metros alrededor del automóvil era territorio del espanto. Una cortina de moscas y el olor nauseabundo dominaban el lugar. A un lado de la mujer había quedado el cuerpo de la mascota de los Pomar, una caniche toy blanca. Todos habían sido despedidos del automóvil.

Las autopsias se realizaron entre el mediodía y las 22 en la Morgue Judicial de Lomas de Zamora, situada en los tribunales de ese departamento judicial, en Camino Negro y Larroque, en Banfield. Los estudios fueron encabezados por el equipo del jefe del cuerpo médico de esa morgue judicial, el forense Alfredo Romero. Además, participó el forense Rodolfo Baldán, de la Policía Científica de Mercedes, que anteanoche levantó los cadáveres en el lugar del hecho.

Para precisar la fecha de muerte de cada una de las víctimas fue convocado el equipo del Centro de Investigación de Entomología Forense de la Universidad de Quilmes. Los entomólogos son los expertos que estudian las larvas cadavéricas, y a partir de ello pueden definir con más exactitud el día y la hora de los fallecimientos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.