Para Piglia, la distinción es un refugio económico