París inaugura sus playas frente al Sena con seguridad reforzada

Crédito: Nathalie Kantt
Las Paris Plages son una de las apuestas más importantes de la ciudad este verano; pero las medidas de prevención son cada vez más fuertes
Nathalie Kantt
(0)
21 de julio de 2016  • 14:29

undefined

01:17
Video

PARIS.- Traje de baño puesto, Marion se pasa protección solar por los brazos mientras sus dos hijos juegan a hacer castillos de arena bajo una sombrilla. Al lado, un señor tirado en una reposera lee un diario francés en donde los análisis sobre el atentado en Niza y sus consecuencias políticas y sociales siguen ocupando gran parte de las páginas. Marion se detiene en la lectura de su vecino, y luego se esfuerza por mirar hacia otro lado. Difícil abstraerse, confiesa, pero prefiere enfocarse en la tranquilidad que tiene en frente: el Sena iluminado por los rayos del sol.

Relajar después de las tragedias

Menos de una semana después del ataque terrorista que azotó a la ciudad mediterránea, este miércoles se inauguró una nueva edición de París Plage, una propuesta que la municipalidad de París creó en 2002 y que desde entonces no para de crecer. Arena, actividades deportivas y relajación hasta principios de septiembre también para todos aquellos que no pueden irse de vacaciones de verano, aunque esta vez la iniciativa está marcada por medidas de seguridad reforzadas. Ya el año pasado el dispositivo era importante tras los atentados de enero a la redacción de Charlie Hebdo y en el supermercado cácher. Tras la tragedia de Niza, en los seis accesos de bajada hacia la playa se agregó mobiliario pesado: macetas de hormigón gigantes con palmeras, barreras de hormigón y camionetas de policías. Todo lo necesario para evitar que un camión conducido por un terrorista, último método observado en Niza, logre traspasar las medidas de seguridad y arrase con quienes tiene delante. Además de un drama, sería una imagen irremontable para esta ciudad, una de las más visitadas en el mundo.

Crédito: Nathalie Kantt

“El enfoque recomendado por el ministerio del Interior en cuanto a las medidas de seguridad es tratar a Paris Plages como una gran avenida ya que esta es una zona por donde se pasea. Es decir, con un dispositivo móvil que comprende agentes de seguridad municipales, nacionales y privados que se desplazan a pie o en bicicleta, incluso de civil. El desafío es que siga siendo un espacio de respiro, sobre todo en estos momentos. El operativo no debe ser opresivo ni agobiante. La idea es que no sea visible”, explicaron a LA NACIÓN desde la municipalidad. Para los conciertos Fnac Live, organizados desde esta noche y hasta el sábado para 20.000 en la plaza del Hotel de Ville, repetirán el dispositivo utilizado en la Fan Zone, el predio que recibió a millones de hinchas durante el mes de la Eurocopa y que no lamentó una sola víctima: dos filtros de control, con barreras y palpación policial.

Crédito: Nathalie Kantt

Arena en el corazón de París

Las playas parisinas abarcan 2800 metros de la vía Georges Pompidou, esa que bordea el río desde el Louvre hasta pasando Saint-Paul, y se sumó desde 2007 el Bassin de la Villette, que es la continuación hacia el noreste del canal Saint Martin, a la altura de la Filarmónica de París. Durante cinco noches y cinco días, los equipos traen 3500 toneladas de arena, 450 sombrillas, 360 mesas, 900 sillas, 50 palmeras, 80 árboles, 7 paradores para comer y tomar algo, y 4 stands de helados, además de 360 socorristas y 60 bañeros. Empezó siendo una alternativa para que los parisinos que no se van de vacaciones de verano y los turistas que están de paso disfruten de un París menos urbano, aunque hoy forma parte de una de las apuestas prioritarias de la gestión de la alcaldesa Anne Hidalgo: multiplicar las zonas peatonales de la ciudad para que los parisinos se reapropien del corazón histórico de París, monopolizado desde hace años por la gran cantidad de automóviles. El desarrollo sustentable es una de las grandes batallas de Hidalgo, en una ciudad que varias veces al año alcanza picos de contaminación demasiado elevados.

Crédito: Nathalie Kantt

Acompañada por los alcaldes de Túnez y Susa, capital y ciudad costeras tunecinas golpeadas por el terrorismo (en el caso de Susa, ciudad hermanada culturalmente con Niza, fue en sus playas hace exactamente un año), Hidalgo paseaba por los bordes del Sena y saludaba a los parisinos y turistas ya instalados en las reposeras. “Nuestras ciudades están comprometidas con la vida, y esta es una manera de decir que estamos de pie. Las caras de entusiasmo de aquellos con quienes nos cruzamos en este paseo nos hacen confiar en lo que estamos haciendo. Después del ataque de Niza, este evento es un respiro, una ocasión de airear nuestros espíritus”, explicó la alcaldesa. Y agregó: “Túnez y Susa tienen fuertes lazos de amistad con París y ellas también sufrieron el terrorismo. Hoy mostramos que somos capaces de superar la barbarie, que compartimos valores comunes de amor a la democracia y al vivir juntos, que la vida es más fuerte que todo”. El mensaje era claro: hay que seguir hacia delante.

Agenda completa

En esta edición, además de actividades culturales para los más chicos organizadas por el Louvre, el zoológico de París instaló sonidos de animales a lo largo de toda la playa, el museo de la Marina propone crear batallas navales gigantes y las bibliotecas de la ciudad invitan a los chicos a talleres de lectura. Hay clases de taichí, metegol y, para los más deportivos, en las playas de la Villette se instaló una base náutica para hacer vela, remo, kayak y wáter-roller, entre otros.

La reciente gestión del predio que recibió a millones de hinchas futboleros y no registró ningún incidente demostró que esta ciudad está en condiciones de organizar concentraciones masivas en un contexto de amenaza terrorista. Ese es el gran desafío actual aquí en París. La municipalidad se esmera por seguir en esta línea. Al menos asegurando, lo mejor posible, todo lo previsible.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.