París redescubre a Matisse con una gran retrospectiva

La muestra, exhibida en el Centro Pompidou, es un éxito de público
Nathalie Kantt
(0)
1 de abril de 2012  

PARIS.- Sábado, 11.30. El Centro Georges Pompidou abrió hace sólo media hora y en la exposición "Matisse, Paires et séries" (en español: "Matisse, pares y series") ya ingresaron 455 personas, según una computadora que contabiliza las entradas y las salidas. Como es habitual, los visitantes se acumularon primero en las afueras del Pompidou, aguardando la apertura del centro, y después esperaron nuevamente en una segunda fila del sexto piso, allí donde se instalan las exposiciones temporales.

Franceses y turistas se deslumbran ante los colores de Matisse
Franceses y turistas se deslumbran ante los colores de Matisse Fuente: Reuters

Una espera breve a esta hora del día, de no más de siete minutos, en la que aprovechan para leer una biografía de Henri Matisse: acostumbrados a esta afluencia, los organizadores la pegaron en forma de línea del tiempo en la pared que bordea la fila. Ya adentro, los visitantes recorren las 60 pinturas -provenientes de colecciones públicas y privadas- y los más de 30 dibujos, repartidos en ocho salas y, en algunos casos, juntos por primera vez desde su creación con el objetivo de poner en evidencia la manera de trabajar en pares o en serie de este artista francés nacido en Cateau-Cambrésis, al norte de Francia (1869-1954).

Es un recorrido de casi medio siglo de trabajo: desde sus primeros intentos por captar el método puntillista, en 1904, hasta los papeles recortados de los años 1950.

Desde que inauguró, el 7 de marzo, la exhibición recibe más de 5000 visitas diarias. Un éxito sólo equiparable al de las exposiciones "Kandinsky y Alexander Calder, los años parisinos", ambas en 2009. Para el personal del centro, ésta no es una sorpresa. "Aquí ya sabemos que, con Matisse, el público viene en masa", afirman a LA NACION en la entrada.

Pese al éxito asegurado, el desafío persiste: teniendo en cuenta que las retrospectivas integrales de artistas de este calibre son cada vez más complicadas (no es fácil conseguir que las obras sean prestadas y los costos de los seguros y de los traslados son cada vez más elevados), ¿qué aspectos mostrar de la obra de Matisse, tantas veces expuesta, que todavía no hayan sido planteados? El resultado es una exhibición reducida y con un fin preciso.

"Quise mostrar cómo trabajaba Matisse, que retomaba o repetía las mismas composiciones pero en lienzos distintos y con un tratamiento formal diferente. Esta lectura pone en evidencia la existencia de una tensión permanente en su obra, una dualidad entre un primer brote, rápido y espontáneo, y un segundo, más lento y acabado", explica la curadora de esta exposición y conservadora del Museo Nacional de Arte Moderno, Cécile Debray.

El lienzo que Matisse utilizaba para un estudio preliminar era del mismo tamaño que el destinado al cuadro definitivo. Empezaba siempre por el color. "Nunca retoco un proyecto. Estreno un nuevo lienzo, de igual tamaño, y a veces cambio un poco la composición. Pero me esfuerzo por transmitir siempre el mismo sentimiento, aunque intentando ir cada vez más lejos", contaba Matisse en 1912 durante una entrevista con Clara T. MacChesney para The New York Times. "Uno sale de esta exposición con los ojos llenos de colores", confiesa a LA NACION Monique Poussif, una parisina septuagenaria que se interesó en la muestra porque desde hace tres años estudia la obra de Matisse.

La exposición puede verse hasta el 18 de junio. Después viajará a Dinamarca y, luego, al Metropolitan Museum of Art, de Nueva York (del 4 de diciembre al 17 de marzo de 2013). Más vale ir temprano. A la salida, el público estaba haciendo fila en el tubo transparente característico del Pompidou. La espera estimada era de media hora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.